Especial Frida Kahlo: El cierre de su vida

Hacia 1953, en México se realizó una exposición individual de Frida en la Galería de Arte Contemporáneo. Recibiendo criticas como “es imposible separar la vida y obra de esta persona…sus pinturas son su biografía”. A pesar de que los Doctores le habían prohibido asistir a la exposición debido a sus problemas de salud, la artista llegó sobre su cama en una ambulancia, y se situó en medio de la galería, bromeando, cantando y bebiendo como siempre.

En este mismo año le amputaron la pierna, por debajo de la rodilla, ya que se había infectado de gangrena. Dicha condición la sumió en depresión, al grado de intentar quitarse la vida un par de veces, pero encontró refugio en lo que más amaba, la pintura y Diego.

El 19 de abril 1954, ingresa al hospital por un intento de suicidio, al recuperarse pocos meses después, en julio, participaría al lado de Diego Rivera en una manifestación, que para ella sería la última.

Frida Kahlo moriría en Coyoacán el 13 de julio de 1954. Sus restos fueron velados en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México y se cubrió su féretro con la bandera del Partido Comunista Mexicano, un hecho que la prensa nacional criticó profundamente. Su cuerpo fue incinerado en el Crematorio Civil de Dolores y sus cenizas se conservan en la Casa Azul de Coyoacán, el lugar que también la vio nacer.

Las últimas palabras en su diario fueron: «Espero alegre la salida y espero no volver jamás».

Comenta

No te lo pierdas!