Especial Frida Kahlo: Los cuadros de Frida

Previous Image
Next Image

En las pinturas de Frida Kahlo podemos observar representaciones surrealistas u oníricas, sin embargo, sus temas obedecen a una idea más simple, por sencilla y transparente, la pintora plasmaba en cada obra sus emociones y su propia vida, pues como ella misma declaró:

“Me pinto a mí misma porque soy a quien mejor conozco”.

Frida entrega en cada cuadro un pedazo de sí.

Aquí te presentaremos 3 de sus obras más famosas y la historia detrás de cada una de ellas:

Frieda y Diego Rivera 1931 (Óleo sobre lienzo de 100 x 79 cm.)

Esta pintura fue trabajada por Frida, durante los primero años de su matrimonio, representando la unión de la pareja. Este retrato de estilo folklórico, fue un regalo para el coleccionista de arte Albert Bender, como prueba de gratitud por la ayuda prestada para conseguir la visa de Diego, y que pudiera entrar en los Estados Unidos. En el título del cuadro, Frida deletrea su nombre en alemán: «Frieda«. La leyenda en la parte de arriba del cuadro reza que el doble retrato fue pintado «para nuestro amigo el señor Albert Bender».

Las dos Fridas 1939 (Óleo sobre lienzo de 173,5 x 173 cm.)

En esta obra se observa la expresión clara de la crisis matrimonial por la que atravesaba, reflejando la ambigüedad de Frida.  Una de ellas es la Frida mexicana, de la cual Diego se enamoró. La otra es Frida europea, es la nueva artista independiente y reconocida en todo el mundo, pero también la que su esposo abandonó. Sus corazones están expuestos a la vista y se puede observar como una delgada vena los atraviesa a ambos, uniéndolos. La Frida de vestido victoriano sostiene unas tijeras quirúrgicas que cortan la vena sobre su regazo, permitiendo que la sangre se derrame sobre su vestido blanco. Frida siente que se desangra de dolor. Ambas mujeres se sostienen de la mano, como una aceptación de la artista de que ella es la única persona que se comprende y se ama.

El venado herido 1946 (Óleo sobre fibra dura de 22,4 x 30 cm.)

En esta pintura de un joven venado herido a muerte por flechas, Frida expresa su decepción luego de una operación de su columna vertebral en Nueva York en 1946, la cual, ella esperaba con optimismo que la curara sus dolores de espalda. En la esquina inferior izquierda de la obra, Frida garabateó la palabra “carma”, que en este caso tiene como significado “destino”.

«solito andaba el venado rete triste y muy herido, hasta que en arcady y lina encontró calor y nido«. Escrito en una servilleta como regalo de boda para su amigos Lina y Arcady Boyter el 3 de Mayo de 1946.

Comenta

No te lo pierdas!

Frida en Tokio

Fue inaugurada la exposición “Frida is”, en Tokio Japón. Dicha exposición reúne 31 fotografías del lado más íntimo de Frida, sus objetos personales. La fotógrafa ...